WWW.REFERATCENTRAL.ORG.UA - Я ТУТ НАВЧАЮСЬ

... відкритий, безкоштовний архів рефератів, курсових, дипломних робіт

ГоловнаІноземна мова - Англійська, Німецька та інші → Мовна специфіка літературних творів доби Золотого Віку - Курсова робота

Мовна специфіка літературних творів доби Золотого Віку - Курсова робота

En 1607 la corte abandona el rgido escenario de los salones del Alczar. A partir de 1622 los monarcas impulsan la construccin de coliseos en los Reales Sitios –El Buen Retiro, Aranjuez– que imitan primero y desarrollan despus la estructura de los corrales de comedias. Al menos a partir de 1600, por otra parte, la aficin se extendi a zonas rurales, a donde llegaban aprovechando ferias y fiestas las giras de las compaas.

Los corrales de comedias fueron inicialmente los patios interiores de alguna manzana de casas, en donde se montaba un escenario simple y se habilitaban para los espectadores tanto el espacio descubierto restante del patio como las habitaciones (palcos) que daban a l.

La representacin teatral fue al comienzo un ingrediente festivo ms del da feriado, pero segn consegua el favor del pblico, y el beneficio econmico, fue ocupando los das laborables –manes y jueves– al comienzo, hasta llegar a la representacin diaria. Los corrales se cerraban los Mircoles de Ceniza y se abran despus de Pascua; las mejores pocas, al decir de los arrendatarios, eran las del Corpus y el otoo. Las representaciones solan comenzar a las dos o las tres de la tarde en invierno y hacia las tres o las cuatro en verano. Duraban entre dos horas y media y tres horas, pero tenan que concluir –por razones morales y de polica– antes del anochecer. El teatro se llenaba bastante antes de la hora de comienzo. Una obra duraba en cartel uno o dos das; como cosa excepcional, se mantena hasta cuatro o cinco. Esto es importante, porque permite suponer un pblico bastante fijo, que exiga constantemente la renovacin del espectculo.

El gran genio del teatro espaol es Lope de Vega. En su larga carrera dramtica, que puede considerarse iniciada en serio en la penltima dcada del siglo XVI y que se prolonga hasta muy poco antes de su muerte en 1635, Lope compuso un nmero sorprendentemente elevado de obras.

La temtica de la obra de Lope es muy diversa. En su produccin el grupo ms numeroso pertenece al gnero de las comedias amorosas llamadas de capa y espada.

Las tres comedias ms representativas del teatro de Lope son: El mejor alcalde, Еl Rey, Peribez y Fuenteovejuna.

El nmero de dramaturgos que escribieron sus obras bajo la influencia de la comedia nueva de Lope fue muy considerable. Valencia fue uno de los grandes centros de esta comedia en expansin, y a finales del siglo XVI y comienzos del XVII floreci la escuela teatral valenciana, que dio, entre otras, dos figuras de dramaturgos menores pero bien dotados, Gaspar de Aguilar y el doctor Francisco Trrega, que fue cannigo de la catedral de Valencia. Pero el mejor de los autores valencianos, y uno de los de ms talento de entre los de la generacin y la escuela de Lope, fue Guilln de Castro y Bellvs. En la rbita de Lope destacan finalmente dramaturgos como Prez de Montalbn, Vlez de Guevara, Mira de Amescua y, sobre todo, Ruiz de Alarcn.

Tirso de Molina es conocido sobre todo por dos obras verdaderamente magistrales, El Burlador de Sevilla y El condenado por desconfiado, aunque parte de la crtica ha negado que ambas fueran suyas.

El Burlador de Sevilla es la principal fuente de una tradicin literaria internacional, la del mito de don Juan, a la que pertenecen numerosas obras de gran altura, a menudo extraordinarias, desde la Espaa del siglo XVII hasta la Inglaterra de nuestros das. En efecto, con la figura de don Juan cre Tirso en El Burlador de Sevilla el carcter literario que ha tenido mayor resonancia en la literatura universal, pues desde entonces no ha habido pueblo ni poca en la. que no se tratara de darle una nueva forma y expresin a este carcter. En Espaa reaparece el personaje en el siglo XVIII en la comedia No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague o El convidado de piedra, de Antonio Zamora; y en el siglo XIX en Don Juan Tenorio (1844), de Jos Zorrilla. Con la particularidad de que estas tres comedias espaolas sobre el mismo personaje resolvieron de una manera distinta el problema teolgico, pues mientras Tirso condena al burlador y Zorrilla lo salva, redimido por el amor de Doa Ins, Zamora deja incierto su destino.

La influencia del tema y del carcter de Don Juan fue extraordinaria en el siglo XIX con el modernismo y el postmodernismo, en el que fue tratado por los principales escritores (Unamuno, Maeztu, Jacinto Grau, Azorn, etc.) en la novela, el ensayo y el teatro.

En las literaturas extranjeras fue tambin notable su influjo tanto en el drama como en los otros gneros literarios. En el drama y poesa merecen destacarse por su inters: en Francia, Le festin de Pierre, de Molire (1622–1673), el Don Juan puesto en verso por Toms Corneille (16251709), y Don Juan de Maara de Alejandro Dumas (1802–1870), padre; en Inglaterra, Don Juan de lord Byron (1788–1824); en Italia, El disoluto de Goldoni (1707–1793) y el libreto de Da Ponte utilizado por Mozart (1756–1793) en su pera Don Giovanni; en Portugal, el poema La muerte de Don Juan (1874), de Guerra Junqueiro (1850–1923); y ms modernamente, Bernard Shaw con su Don Juan en el infierno.

El transfondo intelectual de El condenado por desconfiado fue una acalorada y sutil polmica teolgica, conocida con el nombre de la controversia De auxiliis, que sostuvieron los molinistas (los jesuitas seguidores de Luis de Molina) contra los baecianos (los dominicos seguidores de Domingo Bez) sobre la naturaleza de la gracia divina, los medios en que puede ayudar al hombre a la salvacin y el grado en que los hombres pueden con su libre albedro cooperar con Dios para conseguir salvarse.

Caldern de la Barca representa la culminacin del desarrollo del teatro barroco protagonizando un cambio en las condiciones escnicas comparable al ocurrido con Lope de Vega. Las tramoyas, mquinas, msica, etctera, adquieren un desarrollo espectacular. Uno de los aspectos fundamentales es la integracin de la msica en el conjunto de las obras, donde es fundamental la influencia de la tradicin italiana, que se manifiesta, por ejemplo, en la alternancia de canto y recitativo.

A su muerte, Caldern deja cerca de ochenta autos sacramentales, ms de ciento veinte comedias y numerosos entremeses, aparte de textos ocasionales, como aprobaciones o poesas sueltas. Los temas bsicos de los autos calderonianos fueron la peripecia de Cristo hecho hombre, triunfando de la muerte, y la del hombre doliente, que busca remedio a sus culpas por la gracia y por la penitencia.

1.12. La prosa de ideas - Quevedo y Gracin

Sus mejores representantes fueron Quevedo y Gracin. El pensamiento de Quevedo evoluciona desde sus primeras obras (Los Sueos) a las ltimas (La hora de todos), de la intencin satrica a la mayor abstraccin moral. En Los Sueos es bien patente su propsito de rebajar valores de la vida humana, presentando todas sus imperfecciones y defectos. La obra despert los recelos de los censores, que vieron con disgusto la mezcla de cosas sagradas y grotescas, y exigieron del autor que sustituyera los nombres sacro–cristianos por otros pagano–mitolgicos. Quevedo quera publicar sus Sueos en 1610; pero el censor dictamin en contra de su publicacin, considerando irreverentes algunas de las citas que haba en ellos de las Sagradas Escrituras. Tras un cierto forcejeo, la censura aprob finalmente su publicacin en 1612, y entonces aparecieron sendas ediciones en los reinos que componan la Corona de Aragn (Aragn, Catalua y Valencia). En Castilla no se publicaron, sin embargo, hasta quince aos ms tarde, en 1627, por el tiempo en que se vio metido en la apasionada polmica por el patronazgo nico de Santiago. Esta obra alcanz gran divulgacin y renombre; pero Quevedo, presionado por el Santo Oficio, tuvo que hacer una edicin expurgada de Los Sueos (Madrid, 1631), en que stos cambiaron el ttulo y adems iban acompaados de otros trabajos. Esta edicin llevaba el ttulo de Juguetes de la niez.

En La Poltica de Dios y Gobierno de Cristo, la obra que en vida del autor tuvo ms ediciones, formula Quevedo su ideario poltico, defendiendo la doctrina de que tanto el Estado como el individuo deben someterse en su conducta a las normas morales.

En fantasas morales como El entremetodo, la duea y el sopln y, sobre todo, La hora de la locura, Quevedo acenta los elementos monstruosos y deformes de su arte convirtiendo la burla en violenta caricatura.

La prosa de ideas alcanza su mejor expresin en el moralismo escptico de Baltasar Gracin. Gracin tuvo problemas con la censura. Cuando empez a publicar lo hizo bajo el seudnimo de Lorenzo Gracin y sin permiso de sus superiores. Le fue tolerado, incluso cuando public de la misma manera El poltico D. Fernando el Catlico (Zaragoza, 1640); Arte de ingenio (Madrid, 1642) y su versin revisada con nuevo ttulo Agudeza y arte de ingenio (Huesca, 1647). Sin embargo, cuando a despecho de las advertencias public las tres partes de El criticn (Zaragoza, 1651; Huesca, 1653; Madrid, 1667) sin permiso y bajo el antiguo seudnimo –aunque, quizs con la esperanza de ablandar a sus superiores, tuvo el cuidado de someter a su aprobacin su obra devota El comulgatorio antes de ser publicada en 1655 (Zaragoza)–, fue reprendido severamente, privado de su ctedra de Escritura y enviado a cumplir penitencia a Graus en 1658. Aunque su posterior traslado a Tarazona signific cierta rehabilitacin, su disgusto fue tal que intent abandonar la orden. Le fue negado el permiso y muri en diciembre de 1658.

Loading...

 
 

Цікаве